Naturaleza canina

Alma de Perro

Confianza, lealtad, apoyo. A veces las personas no entendemos estos conceptos. Y ahí aparece tu perro. Fija tu mirada en tí y sella un pacto sagrado en el que la lealtad, la fidelidad la llevará hasta las últimas consecuencias. El mensaje sin palabras, que tu perro te lanza dice: “no importa lo que hagas, te apoyo”.
Un ser que se entrega a ese vínculo, y está totalmente comprometido a que te conviertas en tu mejor amigo, y en el de él. A que te mires con ojos nuevos y al igual que cuando juegas con una pelota, recuperes tu verdadera esencia. Porque el perro es con ella con la que se relaciona. No le interesan tus máscaras ni tus disfraces. El perro te reta para que tú mismo aprendas a regatear a tu coraza y comiences a ser fiel a tu esencia. Como en un juego de pelotas y cuerdas que vas escondiendo y mostrando. Esa es un ALMA DE PERRO.

LA SENDA DORADA DEL PERRO

En esta senda, el perro te guía para que conectes con tu inteligencia y sabiduría más instintiva. Siguiendo las pisadas que te marca, puedes volver a conectar con la alegría de vivir y de disfrutar desde tu verdadero ser.

La esencia canina necesita compartir, socializar, jugar, correr, tener actividad y comunicación constante, integrarse en un grupo. Facilitar que un perro viva todo esto es respetarle y prevenir problemas de conducta y psicoemocionales.

INTERVENCIÓN EN PROBLEMAS CONDUCTUALES Y

PSICOEMOCIONALES

Sintomatología: problemas de obediencia y respeto a normas, sociabilidad conflictiva, ansiedad por separación, estrés y ansiedad, agresividad y conflictividad, estados apáticos y depresivos, miedos y bloqueos, problemas de convivencia con otros animales, etc.
En cada caso comienzo con las peculiaridades psicológicas del perro como especie. Pero el punto que marca una diferencia es la comunicación con él para entender su sentir, su personalidad y peculiaridad como individuo. Sabiendo esto, se pueden satisfacer sus necesidades únicas y recobrar la armonía y equilibrio.