ago de oz y toto

EL MAGO DE OZ Y EL MAESTRO TOTO

El Mago de Oz es una maravillosa película cargada de mensajes y simbología. Las fábulas y las metáforas son de los mejores vehículos que existen para hacer llegar mensajes importantes a nuestras capas psicológicas más profundas. Secuencia a secuencia, nos atrapan las distintas vicisitudes que le van ocurriendo a la protagonista, porque todas ellas nos hablan también de las nuestras. Ese es el poder de una historia bien construida y que conecte con nuestras entretelas. En estas líneas, hoy me detengo en los mensajes que nos llegan a través de Toto, el perrito de Dorothy.

Desde el principio, siempre est√° con ella. Es √©l el que le acompa√Īa cuando canta M√°s all√° del Arco√≠ris, toda una declaraci√≥n y prop√≥sito de vida; es su presencia la que m√°s dinamiza a Dorothy; por amor a √©l, decide abandonar su zona de confort e iniciar su maravilloso viaje inici√°tico; y finalmente es Toto el que f√≠sicamente, corre el tupido velo tramposo que ocultaba el enga√Īo del Mago de Oz.

Una maravillosa met√°fora de algunas de las cosas que nuestros peludos hacen por nosotros: acompa√Īan, apoyan, calman, comparten, motivan, gu√≠an, ense√Īan. Y tu Toto, ¬Ņc√≥mo hace todo eso por t√≠?

Comp√°rtelo en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *