el poder de las emociones

El PODER DE LAS EMOCIONES EN LA SALUD DE TU ANIMAL

¿Sabes que las emociones tienen mucho poder e influencia en la salud de tu animal?

Emociones que nos gustan, nos disgustan, nos impulsan o nos bloquean. Personas y animales viajamos por esos paisajes continuamente, pero con diferentes estilos de conducción.

Déjame que te diga lo más importante. No hay emociones malas ni buenas. En el mundo emocional lo único rematadamente malo es callarlas, suprimirlas y negarlas.

Toda emoción afecta de una manera u otra a los distintos órganos y partes de nuestro cuerpo. No existe un cuerpo separado de la mente. Somos todo a la vez. Un biotipo cuerpo- mente- espíritu. Las emociones son energía en acción, y eso es lo que leen nuestros animales. Da igual que tu no las nombres o no quieras verlas, están y son. Y ¿sabes lo más importante? No están en el éter yendo de un sitio para otro. No, habitan en tu cuerpo y tienen el poder de ir cambiando su equilibrio y sano funcionamiento.

Seguro que has oído hablar del cortisol conocida como la hormona del estrés. Cuando hay mucho estrés su nivel aumenta y hace estragos en la salud. O habrás escuchado cómo el sistema inmunológico se debilita, cuando estamos viviendo en estados emocionales negativos. Hoy en día hay muchos diccionarios de biodecodificación, que asocian cada dolencia a problemas psicoemocionales. Pero solo son una referencia general, porque en cada caso en particular hay matices importantes.

¿Y qué les pasa a nuestros animales? Pues ellos son mucho más sensibles que nosotros a estas oscilaciones emocionales. Ellos reaccionan y responden de manera natural y sin tapujos y por eso se ven tan afectados por nuestra sana o insana gestión emocional.

Pero tienen algo que marca la diferencia con nuestro estilo. Y es que fluyen y gestionan las emociones con una maestría absoluta. Y además de esto, llevan a cabo una labor silenciosa que ayudar a gestionar las nuestras, a un nivel energético muy profundo. Pero eso sí, hasta un límite. Cuando no te haces cargo de lo que te ocurre, no te paras a escuchar cómo estás, es muy común que primero enferme tu compañero animal.

RECUERDA: LAS EMOCIONES MODIFICAN NUESTRA QUÍMICA Y NUESTRO FUNCIONAMIENTO ORGÁNICO.

En consulta, ellos me lo dicen enseguida y de forma directa. Y ahí comienza el proceso de reequilibrio, en el que el primer paso es que su persona pare, se escuche y reconozca su estado. Fuera autoengaños y cuentitos. Tienes al mejor compañero y terapeuta emocional que puedas imaginar.

Mi función ahí es traducir su sentir y guiarte para que tu animal se recupere lo antes posible y aprendas a cuidar este vínculo tan mágico que te regala segundo a segundo. Si sospechas que algo así te está ocurriendo, puedo ayudarte a iniciar el camino de vuelta al equilibrio.

Compártelo en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *